Uno de los perfiles de alumnos más habituales en nuestro centro de formación en Zaragoza es el de estudiantes de segundo de Bachillerato que están a pocos meses de enfrentarse a una prueba decisiva en su futuro académico: la Selectividad, como se conoce coloquialmente, aunque hoy dicho examen forma parte de las Pruebas de Acceso a Estudios Universitarios (PAU o PAEU).

Sin embargo, a pesar de su trascendencia, que determinará si podemos acceder o no a la carrera que queremos y en la universidad que queremos, en el Centro de Formación Eureka consideramos que la mejor forma de afrontarla es llevar bien las asignaturas de Bachillerato. Parece algo evidente, pero muchas veces se deja de tener en cuenta que es una prueba que realmente se está preparando durante todo el año, así que lo mejor es estudiar a diario las diferentes asignaturas.

A partir de esa base, lo que recomendamos en el centro de formación en Zaragoza es reforzar esos conocimientos y simular situaciones que nos podemos encontrar el día del examen. Hoy día se pueden acceder a exámenes en la red de diferentes comunidades, así que ejercitarse con ellos es una de las mejores formas de prepararlo.

No obstante, si has trabajado durante todo el año y te enfrentas a la prueba con seguridad, sacarás la mejor nota. En general, la prueba de Selectividad no es más difícil que cualquiera de los exámenes que se hayan superado en Bachillerato, aunque sí que es cierto que incluyen mucha más materia, al englobar los temarios de todo el año, en lugar de ser por parciales.